Arquitectos de Mar del Plata lanzaron recomendaciones para implementar el Procrear

11/08/2020

Desde el Distrito IX del Colegio de Arquitectos de la Provincia de Buenos Aires celebran el lanzamiento del PROCREAR 2020, ponderando su carácter federal y la oportunidad que implican los tres ejes en los que se afirma el programa: la actualización de la agenda urbana, la dinamización de la economía y la integralidad de los proyectos.

En ese sentido, el Consejo Directivo y el Instituto de Hábitat y Territorio de la entidad profesional lanzó algunas observaciones sobre el programa, con el fin de mejorar su implementación en los municipios que componen el Distrito IX (abarca desde Necochea hasta San Clemente del Tuyú por la costa y localidades mediterráneas como Balcarce, General Madariaga o Maipú, entre otras)


Los arquitectos destacaron el protagonismo que tienen los Estados Municipales en la implementación de las políticas de Hábitat Nacionales y Provinciales para el acceso a la tierra y recordaron que la dificultad (o en algunos casos imposibilidad) de acceder a suelo urbano fue un factor limitante del Programa, ya que, la implementación del PROCREAR reprodujo la localización de viviendas según lo establece el mercado del suelo.

Hubo una falta de política Pública de los Estados Municipales en lo concerniente a una política de suelo, ya sea por falta de mecanismos de producción de suelo urbano como de regulación de los precios del suelo urbano disponible, remarcaron desde el Colegio, por lo que recomendaron desarrollar estrategias de carácter redistributivo a fin de reducir la retención especulativa de la tierra.

Por eso también sugirieron «crear o aplicar (en el caso de que ya existan) instrumentos que faciliten la accesibilidad al suelo a la población de medianos y bajos ingresos», por ejemplo a través de la creación de bancos de suelo urbano, ya que «los mismos posibilitan una regulación programada y concertada de la expansión de la mancha urbana sobre el periurbano.

Recomendaron también la creación de un banco de lotes con servicios, para que el precio de los lotes (manejado enteramente por el mercado inmobiliario) no experimenten un aumento exagerado, ya que esto obliga a los beneficiarios de créditos a adquirir parcelas en las zonas periféricas, desprovistas de servicios, distantes del macrocentro, produciendo una ciudad extensa, de baja densidad, costosa en dotación de servicios, transportes y al margen de toda planificación.

«El programa PROCREAR constituye una potente herramienta para solucionar el problema habitacional de quienes no pueden acceder a la vivienda propia, simultáneamente contribuye a los procesos de consolidación del tejido urbano e integración social de sus beneficiarios», remarcaron los arquitectos, por lo que calificaron como “incompatible con el espíritu del plan la utilización de sus créditos para construir vivienda en barrios cerrados”.

Finalmente resaltaron le necesidad de intervención profesional de los arquitectos en las puesta en marcha del programa «no sólo porque estamos capacitados para interpretar y proyectar las necesidades que cada obra debe brindar a usuarios o propietarios respecto a usos, distribuciones e imagen, sino que somos quienes profesionalmente garantizamos: adaptación e interprestación de las identidades locales, integración a la trama urbana, eficiencia energética, uso de energías renovables, rendimiento en los tiempos u costos, sostenibilidad del medio ambiente, perspectivas de género y de accesibilidad.