Fuerte resistencia a la llegada de una franquicia inmobiliaria a Bahía Blanca

26/03/2021
Martilleros

Desde el Colegio de Martilleros de Bahía Blanca encendieron luces de alerta ante la posible llegada de la franquicia inmobiliaria «Remax», con la que los profesionales de toda la provincia mantienen una histórica disputa judicial.

La empresas de este tipo realizan un ejercicio ilegal de la profesión al ceder las actividades propias del martillero a «Agentes Inmobiliarios», una figura sin reconocimiento legal ni formación para actuar en el mercado, lo que además genera una competencia desleal hacia los matriculados.


“Detrás de cada inmobiliaria hay un martillero o corredor público colegiado que responde ante cualquier irregularidad eventual que pudiera surgir del ejercicio de su profesión y puede ser sancionado por nuestro Colegio. En estas franquicias se asocia una empresa con un martillero local y ponen a vender propiedades a supuestos agentes que carecen de título habilitante y ni siquiera son empleados directos, sino que facturan como monotributistas”, explicó Carlos Esteban (hijo), integrante del Colegio de Martilleros y Corredores Públicos y vicepresidente de la Mesa Coordinadora de Colegios y Consejos Profesionales del Sur Bonaerense, en diálogo con el diario La Nueva.

 Esteban agregó que “no somos una empresa. Somos profesionales del rubro inmobiliario cuya función es asesorar y verificar que la transacción cumpla con cada uno de los requisitos legales que se exigen. A tal punto es así que tras la reforma de la Ley 10973 por la 14085 en el año 2009, las inmobiliarias deben llevar el apellido del  profesional  no permitiéndose el uso de nombres de fantasía”.

La disputa con Remax ya tuvo varios episodios y hay distritos, como Magdalena y Pinamar que prohibieron el desarrollo de franquicias inmobiliarias, mientras que en otros como General Pueyrredón se limitó la publicidad de este tipo de empresas, sin embargo la firma sigue desarrollando sus actividades y ampliando sus zonas geográficas de influencia, poniendo en alerta a los martilles de la provincia.